Macdonna

El concepto contemporáneo de arte, que se ha manejado desde el siglo XVIII, está profundamente ligado a la propiedad privada. Aunque a la comunidad artística siempre se le ha llenado la boca calificando al arte de patrimonio universal, rara vez han pasado del plano teórico. Salvo en muy notables excepciones (como el caso de los muralistas mexicanos), el arte ha sido siempre una mercancía más dentro de la retórica del libre mercado, y además una mercancía de lujo. Sin embargo, alrededor de los años 90 comienza a desarrollarse el llamado movimiento post-graffiti. Al igual que los murales mexicanos, los post-graffitis se realizan sobre muro urbano, lo que permite a la población acceder de forma indiscriminada, convirtiéndolos en una propiedad realmente colectiva. Banksy es probablemente la cabeza más visible del movimiento.

Banksy
Macdonna (fecha desconocida)
stencil sobre muro
click en la imagen para agrandar

Macdonna es una imagen muy representativa del estilo de Banksy en toda su producción. Toma la iconografía tradicional de la Madonna tal y como Bernini la talló, la doliente, que llora la muerte de su hijo, que sufre ante su pérdida. Pero, con cierto humor cáustico, Banksy no nos la muestra sufriendo por dolor del hijo muerto, sino por uno mucho más terrenal, el de estómago, el que la comida basura hipercalórica de McDonald's produce. A parte de este plano satírico, la imagen contiene otro menos frívolo, una mordaz crítica a todo el sistema económico. Se aprovecha de la imagen de McDonald's como empresa voraz, que produce en el Tercer mundo en condiciones laborales de semiesclavitud, arrasando con toda materia prima a su alcance, y que distribuye en el primero sus productos, insalubres, de pésima calidad, y, sobre todo, manchados de sangre. La presenta no solo como una marca aislada, sino como arquetipo de la globalización del libre mercado, de las macrocorporaciones multinacionales. La Madonna padece el pesar maternal ante el sufrimiento de sus hijos por los atropellos que nuestro sistema causa en el Tercer Mundo. Planteando de forma paralela ambos planos, contrapone lo profundo y perpetuo de los problemas del Tercer Mundo, con lo nimio y pasajero de los del primero, el hambre con el empacho, la pobreza con el consumismo. Contrapone causa y efecto, la esclavitud del colonialismo moderno con la miseria que produce. A partir de una composición muy simple que relación iconografías antes distantes, Banksy consigue una obra de enorme profundidad. Contrapublicidad incisiva


por Fiasco. readvolution '07
dejar comentario

2 comentarios:

av[artist] dijo...

Banksy me encanta andaré pendiente de este monográfico... me parece muy inteligente, el arte urbano cada vez tiene más presencia y eso me parece bueno

Fiasco dijo...

Gracias por tu interés. Comentaré al menos dos obras más suyas para este pequeño monográfico