Cloaca

Wim Delvoye
instalación. diversas ubicaciones, 2002 en adelante
click en la imagen para ampliar

En 2002, asesorado por un equipo de científicos e ingenieros, Win Delvoye construyó Cloaca, una compleja máquina que procesa dos comidas diarias y las transforma en heces, químicamente idénticas a las humanas. Desde 2002 hasta hoy, Delvoye ha estado produciendo nuevas Cloaca en diversos tamaños y viajando por todo el mundo para mostrarlas. Además, con varios logotipos que imitan los de Mr Clean, Ford y Coca-Cola, la instalacíon se ha convertido en una multinacional que vende genuinas heces Cloaca envasadas al vacío tanto en las galerías que exponen a Delvoye como a través de su web.

Cloaca es una emulación de la vida a través de su proceso más representativo, la alimentación, la digestión,
pero que pierde su única función, la producción de energía. Cloaca no produce, no consigue nada, no ofrece más que desperdicios, y, en su paralelismo vital, reduce la existencia a la producción constante de basura sin ningún sentido, la deshumaniza al mostrarla como un simple proceso artificial, frío, preciso, en el que la consciencia es innecesaria; un constante desperdicio de recursos y esfuerzos que no reporta nada, que no persigue ninguna finalidad trascendente más que el simple devenir de la materia que se consume.

Y, a la vez que arrebata el valor a la existencia en un plano humano, lo hace en un plano mercantil. Asocia su perfecto engranaje de fabricación de mierda al trabajo de las multinacionales a las que copia el logo. No escoge compañías al azar, sino ejemplos muy representativos del uso de la publicidad en la producción multinacional. Se trata de tres empresas responsables de la creación de la sociedad de consumo, pioneras en el sistema multinacional de nuestro tiempo, que basa su producción no en ofrecer mejor calidad, sino en crearse una imagen de marca que les garantice un lugar en el imaginario colectivo. Delvoye se apropia de la iconografía de estas empresas para crear su propia compañía de venta de heces. De forma similar a la instalación del grupo Democracia, Delvoye logra vender un producto que nadie querría comprar al darle la imagen de marca del elitista mercado del arte. Exactamente igual que Ford, Coca-Cola y MrClean, Delvoye deja a un lado el valor real de su producto, y se centra en utilizar la publicidad para crear necesiedad de consumo. Transforma una compra innecesaria en producto deseable, manipulando la voluntad del comprador con publicidad.

Delvoye cuestiona la esencia, la ridiculiza al mostrarla inútil, y se centra en trabajar la apariencia, vana, inservible, alienante, pero rentable. Con una capacidad de observación fascinante, logra condensar las contradicciones de nuestro entorno y de nuestra existencia.


por J. del Fiasco. readvolution '08
dejar comentario

40 comentarios:

Brasas dijo...

disgusting

Fiasco dijo...

hola brasas! lo dices en un sentido escatológico, que desde luego lo es, o es que no te gusta?

que tal el verano?

Brasas dijo...

Ambas cosas. La idea es retorcida como un intestino... pero al mismo tiempo huele a Manzoni, a pequeñas variaciones sobre lo de siempre...

A veces me parece que el 90% de los artistas forman un rebaño de quejicas tupido y extenso como el océano, todos en perpetuo movimiento -(haciendo cada uno sus propias mierdas)- pero todos quejándose idénticamente de "la sociedad de consumo".
Qué originales!! ;D

Fiasco dijo...

jeje, si es cierto que es un tema recurrente, pero por otro lado es lógico: uno de los papeles básicos del arte contemporáneo es la reflexión sobre el contexto socioeconómico contemporáneo; el artista debe hablar sobre su entorno. Y es incuestionable que el consumismo es un rasgo fundamental de la sociedad occidental contemporánea.

Yo encuentro una diferencia básica con Manzoni: la reflexión de Manzoni se limitaba al consumismo en el arte, el consumismo en el ambiente elitista y minoritario de quien puede acceder al coleccionismo. Critica al coleccionista ignorante.

Delvoye sin embargo extiende su reflexión al conjunto social; no trata el consumismo solo como rasgo minoritario, sino como generalidad a todos los niveles en el mundo occidental. Critica al coleccionista ignorante, pero también al consumismo como rasgo de clase media, y como diferenciador entre la mayoritaria clase media y la marginal.

Brasas dijo...

Creo que quien hace todas esas críticas y extiende esas reflexiones eres tú. Delyoye se limita a poner en el circuito artístico un artilugio más para que se entretengan con él los coleccionistas ignorantes, la clase media aburrida que pasa por la sala y el curator o galerista que lo expone. No veo ninguna gran diferencia con respecto a cualquier cuadro frívolo de García Sevilla, cuyo uso del óleo tal cual brota al apretar los tubos también recuerda vivamente a la mierda.

Fiasco dijo...

No me digas eso! :P

Vamos por partes. Primero, que partes de lo que he escrito te parecen más o menos objetivas, y cuales crees q son solo mi visión personal. No te digo que no sea posible que parte de lo dicho sea solo mi visión, pero no tuve la sensación de desvariar mucho al escribirlo, creo q puedo argumentar casi todo lo q escribí.

Y segundo, porqué te parece García Sevilla tan frívolo?

Brasas dijo...

Nunca he dicho que estuvieses desvariando, ni considero que hablar desde la visión personal de uno tenga nada de malo, (de hecho yo no sé hablar de otra manera;)
Lo que digo es que con tu discurso contribuyes altruístamente a la promoción de este artista, que por su parte lo que realmente HACE es:

- producir una clase de MERCANCÍA perfectamente establecida y atractiva para los críticos y comisarios artísticos, y ...

- moverla lucrativamente por el circuito artístico, que es el más DESPÓTICO de los mercados (porque funciona en gran medida con dinero público pero cagándose en el gusto del público).

Fiasco dijo...

no, si no lo entendía como algo malo, es imposible no ser subjetivo.

Pero Delvoye no solo hace eso, porque el objeto artístico no solo es la mercancía, es también la máquina, con sus características, que podrían ser otras. pero delvoye escoge precisamente esas.

La máquina no produce energía, a pesar de que podría hacerlo, exige ser alimentada con periodicidad, y tiene un logotipo que es una alusión clara a ford, mr clean y coca cola.

Entiendo que para buscar un significado a la máquina hay que buscar una explicación conjunta para una máquina que produce mierda precisamente con esas características. Si no existiese intención de crítica al consumismo, la mierda olería, que no huele, la máquina produciría energía y encendería una bombilla para mostrarlo, o algo parecido, y no se utilizarían precisamente esos logotipos

no te parece?

Brasas dijo...

¿Cuando una película te parece un bodrio te interesa su making-off?

Todos esos detalles que cuentas sobre el funcionamiento de la máquina sólo pueden interesar a quien milita en el QUEJIQUISMO político-social, esa especie de género artístico institucionalizado y estereotipado -tras medio siglo de hegemonía- al que esa obra se adscribe precisamente para obtener el apoyo de las instituciones.
Si el artilugio como dices produjese el encendido de una bombilla, seguramente estaría expuesto en una prosaica aula de tecnología, no en rimbombantes galerías e instituciones de todo el mundo.
No creo que a los zoquetes que llevan tales instituciones les interese realmente el talento o la creatividad, sino la presentación de productos sobre los que ya saben de antemano qué decir y valorar, qué discurso "teórico" colocar... (qué terrible el consumismo, las multinacionales, bla bla...).
El deprimente panorama del arte oficial actual creo que se debe a la nociva labor de esos gestores culturales y supuestos "expertos", que encumbran a las obras de su mismo catecismo y ningunean lo demás.

Fiasco dijo...

es que el objeto artístico es la máquina, el producto es solo una parte, lo que se expone es la máquina.

no entiendo que tienes contra que el arte se pronuncie sobre la realidad social, no se porque dices que esta obra no muestra talento o creatividad, ni porque son zoquetes los que la encumbran.


que tienes, no contra el panorama artístico general, sino contra esta obra en particular? que critica al consumismo? donde es donde falla el talento de delvoye? en que no pinta lienzos al óleo con técnica de escuela?

Brasas dijo...

Respóndete tú mismo: ¿Por qué usas como avatar un retrato "al óleo" de Schiele y no una máquina de Delvoye? ¿Dónde está su "creatividad", si la máquina se la hace un equipo de ingenieros, y el discurso "comprometido" es el mismo rollo estereotipado que ya hemos oído o leído mil veces?¿Dónde es donde NO falla el talento de Delvoye? ¿en la elección de las pegatinas?

La sociedad de consumo no me obliga a comprar un coche Ford ni a beber Coca Cola si no me apetece; en cambio el sistema cultural establecido sí que nos obliga a sufragar -vía impuestos- unas políticas artísticas tipo MartinCreed, que toda mi vida las he aborrecido, y un montón de sueldos de intermediarios culturales que no necesito, (igual que no necesito sacerdotes o intermediarios espirituales). El que los quiera o los precise que los pague, pero que no nos impongan institucionalmente sus sermones sobre la "realidad social"; la realidad social ya la vemos todos los días, sin necesidad de ninguna máquina-de-mierda que venga cual mesías a mostrárnosla xD

Blanca Oraa dijo...

la verdad es que no sé qué decir...

Fiasco dijo...

Tengo un avatar de Schiele porque para avatar me parece más adecuado algo figurativo y antropomórfico. Y Schiele me parece un artista magistral, por su labor mental y la parte técnica me parece también fascinante. Pero tambien me gustan los artistas cuya labor mental no exige su esfuerzo técnico. Sin ir más lejos, Berruguete dibujaba la escultura, daba indicaciones, si acaso hacía el acabado de la cara y la manos... y el resto lo delegaba en los oficiales. Y no por eso es menos grande Berruguete.

Es muy respetable que no te guste Brasas, pero no te gusta porque no estás de acuerdo con su zeitgeist. Ahora, me parece que, independientemente de cual es el concepto, la vía para transmitirlo es una obra de arte fantástica.

Blanca, no sabes que decir para bien o para mal?

Brasas dijo...

El verano muy bien :D

Fiasco dijo...

jejej, me alegro

Oye, tu que criticas tanto al arte contemporáneo, quien te gusta vivo?

Brasas dijo...

Casi todos los que más admiro son artistas que aman el dibujo (a los que el puto zeitgeist prefiere arrinconar como "ilustradores"... aunque tengan mucha más personalidad propia que los empollones conceptuales de siempre, -o precísamente por ello- ;D)

Por citar a uno en particular:

http://alvarezcabreroblog.blogspot.com/

Fiasco dijo...

que empeño con la mano negra conspiradora! simplemente hoy hay menos demanda de cierto tipo de arte, y más de otro. El arte basado en el dibujo hoy no interesa tanto como hace un tiempo. tal vez porque es un camino objetivamente mucho más explorado.

Personalmente, el plano formal no me quita el sueño

Brasas dijo...

¿¿"demanda"??
Si por algo odio el arte conceptualoide es porque veo cotidianamente que no responde a ninguna DEMANDA real de la gente. Pertenece -como el mal cine español- a ese tipo de arte que sólo existe por y para la subvención, y que luego casi nadie quiere ver!
Desgraciadamente en el mundo del Arte el público no pinta nada; no es como en el cine, la música o la literatura, donde la gente puede de alguna manera hacer valer su gusto y refrendar la calidad de las obras produciendo el éxito de ventas o taquilla de unas sobre otras. ¿Cuántas personas de las que pasan por la exposición de Delvoye te crees que salen satisfechas de lo que han visto? xD
Es fácil hinchar las cifras de visitas de los centros y museos de arte contemporáneo, metiendo allí a rebaños de escolares y excursionistas, -como es práctica común- ...y obviando el pequeño detalle de que la inmensa mayoría de ellos salen totalmente DEFRAUDADOS!!
(¿eres de los que no lo quieren ver? ;)

Fiasco dijo...

porqué conceptualOIDE?

Precisamente citas ejemplos interesantísimos en la música o en el cine... cuanto público tiene el buen cine y cuanto tiene el comercial? Y la música? es mejor la música más escuchada? britney spears o shostakovich?

La opinión del público no es ni mucho menos un criterio válido para determinar la calidad de nada.

Hablé de demanda pero no del público, sino de los coleccionistas y los museos. Y eso en una realidad, está ahi, el demandante del arte (que no es otro que el que tiene dinero para pagar arte) exige un tipo de arte si y otro no. No te digo que no sea una pena, pero es un hecho. SIn embargo, la pintura se vende ,y mucho. Si no recuerdo mal, la última lista que he visto de artistas vivos más influyentes tenía en su primer puesto a richter, que pinmta, y el el segundo a burgeoise, que esculpe. nada conceptual.

Entre los 10 primeros, 4 artistas conceptuales, y 6 fotógrafos, pintores y escultores. Osea, el problema no parece ser el medio, nadie margina a la pintura. Lo que se margina son estilos concretos dentro de la pintura,

Muchos pintores contemporáneos no aportan ni una visión conceptual de fondo, ni un estilo novedoso en la forma, más allá del eclecticismo.

Brasas dijo...

"La opinión del público no es ni mucho menos un criterio válido para determinar la calidad de nada."
-¡¡Para el público SÍ!!- xD

Has colado el viejo truco maniqueo de contraponer la cultura y el gusto de la gente, como si fueran cosas opuestas!
¿Qué pasa con películas como “el Padrino”, que son tan Arte y Cultura como la que más, y al mismo tiempo un gran éxito de público, igual que ya fue un best-seller la novela original?
Lo que pasa es que hacer buen cine o arte admirable no es nada fácil, ni está al alcance de cualquier cerebro –en cambio lo que sí que es fácil es hacer bodrios subvencionados soporíferos, y luego justificarse comparándolos con las típicas superproducciones semi-infantiles americanas tipo Disney.

Y si el arte conceptual no se hace para el público, sino para los coleccionistas e inversores… ¿por qué se subvenciona y promociona en instituciones y con dinero público?

Fiasco dijo...

No digo eso, digo que lo que marca que arte se produce es mayoritariamente la demanda que establecen esos colectivos.

Yo no contrapongo una cosa a la otra, igual que tienes el ejemplo del padrino (novela lamentable, por cierto), tienes otras 20 000 películas fantásticas que no tienen público, y, como sabes, el gusto mayoritario se decanta por cine y música de muy mala calidad.

Es una realidad, basta con ver las listas de discos más vendidos, de películas más taquilleras... por supuesto que hay excepciones, pero la tónica es mayoritariamente de mala calidad.

Solo hay dos posturas, o bien defiendes que estopa y sergio contreras (músicos con más ventas de marzo, del 08 en españa, la primera lista q he encontrado) son tan buenos músicos como gubaidulina y john zorn, dos músicos vivos excepcionales, o bien aceptas que el público mayoritariamente no escoge calidad, escoge mediocridad.

Las instituciones públicas, a mi juicio, no deben subvencionar lo mayoritario, porque el ámbito privado hoy por hoy cubre la demanda. El ente público debe subvencionar lo que tenga más calidad, igual que televisión española debería programar teatro y no el fútbol, que para eso ya están las demás cadenas.

El arte de calidad pasa por cualquier disciplina, pero no veo porque se debe dar prioridad a los dibujantes. No te ofendas por el término porque es la realidad, cuando una rama artística se decanta por un arte formalista, es normal que la faceta que se resalta de su trabajo sea la que cultivan, la formal, el dibujo/ilustración

Fiasco dijo...

no he mencionado la literatura, pero más de lo mismo, los grandes bestsellrs no son literatura buena

Brasas dijo...

Supongo que siento por los dibujantes la misma admiración que tú por los músicos, y me jode que les pase por encima cualquier payasete oportunista que cayó en gracia, aun haciendo cosas repelentes y estereotipadas.

De todas formas... si la misma masa de chavalería que es fan de "Estopa" y consume sus canciones, en lugar de eso fueran todos fan de Delvoye y consumiesen entusiasmados su arte, no sé si tu estarías más contento, yo intentaría irme a vivir a un país más normal, no sé, menos resabido xP

Fiasco dijo...

jejeje, bueno, no vendría mal un poco de resabiduría.

Yo aprecio mucho tanto a los músicos que he mencionado como a muchos otros, y en la música sucede como en las "bellas artes", hay muchos músicos que siguen una senda formal más o menos continuista, y otros que se decantan por sonoridades y estructuras mucho más innovadoras, y son tachados de oportunistas.

A mi me gustan los dos, el formalismo me interesa poco, me interesa lo que tiene que decir un artista, y me preocupa menos el método que utilice. Quiero decir que también me gustan muchos dibujantes/ilustradores figurativos, como edward gorey por ejemplo.

Porqué no me hablas un poco de este Álvarez Cabrero que has mencionado antes? Porqué te gusta?

Brasas dijo...

De entrada admiro a toda la gente que se toma la molestia de contar algo con sus cuadros.
(Me escandaliza un poco ver hasta qué punto son una minoría). Hoy en día lo fácil y lo bien visto es imitar las maneras de los Twombly o los Richter de turno -eso sí que es formalismo vacío!!
En Asturias, por ejemplo, la mayoría de los pintores están haciendo pura decoración: abstracción lírica o posmoderna, -entera o semi- para hacer bonito en la pared del salón ...por mucho que todos se busquen su pedantorra coartada mistico-poética, o incluso conceptual
(hasta los que no han leído ni un puto libro en su vida quieren ir de "conceptuales" xD)
Alvarez Cabrero es lo bastante kamikaze para haber pasado de todo eso desde el principio.
En una onda distinta también me gusta Mioke, Leopold Rabus o Ward Kuypers ...pero la verdad es que menos. Los veo ya más guays; más "fashion".

Fiasco dijo...

Me gusta según que cosa de Mioke. Pero a lo que me refería en la pregunta es a que me expliques que es eso tan sublime que hace que una pintura de Álvarez Cabrero te llegue tanto. No me refiero a los defectos de otros, sino a las virtudes de Álvarez Cabrero

Dimo Java-lee dijo...

Hola Fiasco, gracias por el mensaje, aprovecho para saludar a Brasas y a Blanca, estoy hasta entrando al Blog y empapándome de esta conversación, pero de lo que he podido comenzar a leer, déjenme decirles que la verdad veo que se trata por fin de un debate entre individuos pensantes, ya que lo usual en la red es encontrar personas debatiendo a partir de formulas y creyendo que están pensando.

Desde mi punto de vista creo que la obra puede ser comprendido como un artilugio para el consumo de un cierto tipo de público, y también pienso que la obra como resultado de una práctica artística muestra que se trata de un artista comprometido. Creo que si el espectador lo permite, la obra si puede generar reflexiones sobre la sociedad de consumo como las que dice Fiasco y por lo tanto es una obra interesante.

Al mismo tiempo, en algunos casos las obras de arte muestran si el artista es comprometido o si solo quiere realizar un acto astuto para engañar. Creo que en este caso no se trata de algo astuto, sino de un trabajo que tiene compromiso.

Pienso que en la oposición de si es mejor figurativo o conceptual el problema es el “o”, tal vez sea mejor cambiarlo por un “y” dando a entender que lo que importa es la calidad de las propuestas, y que haya sinceridad. Algo que de pronto puede ser cierto es que en el arte donde prima la herencia del conceptualismo es más fácil ser astuto y poco sincero para llamar la atención que en obras donde prima la tradición pictórica. Sin embargo la oposición puede dar paso a la mediación.

Yo creo que este artista se divirtió bastante diseñando y elaborando el trabajo y logra transmitir eso al espectador.

De otra parte, me llama mucho la atención de algunos argumentos de Brasas como este:“odio el arte conceptualoide porque veo cotidianamente que no responde a ninguna DEMANDA real de la gente.”

Estoy totalmente de acuerdo y creo que evitando el tono desmedido de la afirmación, Brasas tiene ahí una idea en bruto realmente prometedora, sería bueno que nos la ilustrara más para poder aprender.

Algo que me desilusiona de la obra es saber que el resultado no "huele", realmente a lo que debería oler es decir que en realidad la maquina no cumpla bien su objetivo.

Brasas dijo...

Dimo y Fiasco, me alegro de que os conozcáis :D
El tono desmedido de mis afirmaciones lo reconozco, pero es la manera que tengo de obtener algo de placer y comicidad de ese mundo a veces tan tétrico que es el del Arte xD
(Vosotros sois mucho más ponderados al escribir, cosa que también se disfruta y por eso vuestros blogs son de los mejores que conozco).
Respondiendo :
-sobre Alvarez Cabrero, me parece que da su particular y corrosiva visión del mundo y de la ciudad que le ha tocado vivir, sin escatimar esfuerzo y sin discursos prefabricados. No sé qué más se le puede pedir a un artista; (yo al menos a Brueghel -que me encanta- no le pido más, y a Cabrero tampoco).

-sobre lo ficticia que me parece la "demanda" del arte conceptualoide establecido, estoy seguro de que somos muchos los que pensamos así: Que en el mundo del gran Arte el público no tiene ni voz ni voto es una realidad tan clamorosa que mucha gente la habrá dicho ya antes. A mí me gusta el tono burlón con que lo expresa Tom Wolfe:

http://www.epdlp.com/texto.php?id2=2564

Fiasco dijo...

Muchas gracias a ambos, y bienvenido, Dimo.

Me alegra que te guste Cloaca, y parece muy acertado no considerar antagónico el llamado arte conceptual (como si la pintura no pudiera serlo) de las bellas artes.

La demanda del arte contemporáneo me inquieta, porque en cierto modo es que al gran público no llega el arte. Aceptan el arte figurativo porque se juzga, mayoritariamente, en un plano estético, y el arte que no tiene una dimensión estética no se entiende. Tiene esto soluión? Falta formación?

Respecto al tema de la ausencia de olor, como lo interpretas Dimo? Aceptando la visión consumista, como interpretas tu esa ausencia, Brasas?

Muy buen artículo el de Wolfe, Brasas

Brasas dijo...

No me aventuro a interpretar a distancia los olores ni sus ausencias. (Supongo que me "falta formación" xD).

Lo de Wolfe es un extracto de "La palabra pintada" libro de alto poder desacralizador y polémico que te animo a leer y a reseñar en tu blog.
-(¿Nunca haces crítica de libros? En este caso te aviso que sería divertido)-

Fiasco dijo...

No suelo hacer críticas de libros porque creo que el estilo de internet exige textos e no más de dos o tres párrafos, y un libro es algo demasiado amplio para condensarlo en tan poco espacio. Cuando escribo sobre literatura suelo preferir extractos breves, ahoram de hecho, tengo varios entre manos. Tu que estás leyendo,por cierto?

Sobre Delvoye, pues dime una cosa, que pasa con las vitrinas? No he querido mencionar nada de ellas porque pretendía que el comentario abarcase a todas las máquinas Cloaca, y las vitrinas solo aparecen en la versión de la foto, una instalación de 2007.

Obviamente las vitrinas quieres decir algo, a fin de cuentas esto del arte no es más que una forma refinada de comunicación, y Delvoye ha escogido colocarlas ahí para lograr un matiz. Te evocan algo en particular las vitrinas?

Seguro que Dimo puede decirnos algo interesante al respecto, ya que su obra está plagada de medievalismos, sospecho que con una intención similar a la que yo veo en Delvoye

Brasas dijo...

Las vidrieras supongo que aluden a la iglesia y a los curas, (antecesores de los artistas conceptuales, como profesionales del sermón moralista-social xD)

Rubén dijo...

Enhorabuena por el blog, Fiasco. Eres muy claro explicando, estoy por cerrar mi blog; creo que ya consigues tú lo que yo me proponía.

No conocía a Wim Delvoye, realmente me parece muy interesante. El discurso anticapitalista (siempre discutible) está claro y además no se pierde en una crítica abstracta, sino que se refiere a un aspecto concreto, a una de las muchas estrategias de las multinacionales.

Dejando esto a un lado, no he podido evitar pensar en otra lectura: Delvoye como uno más en la cadena de artistas cuyo tema principal es lo abyecto, en la linea de Goya, Bacon, Cronenberg, Cindy Sherman... Quizás aporte incluso una vuelta de tuerca más: no cuestiona nuestra identidad al enfrentarnos con lo perecedero que hay en nosotros, sino que lo hace reproduciéndolo artificialmente.

Creo que da para pensar mucho.

Un saludo.

J. del Fiasco dijo...

¡Gracias Rubén!

Parece que tu blog va a ser muy interesante, ahora te agrego a mi reader personal y pongo un link a tu blog desde Readvolution.

Desde luego, hay una parecido con Cronemberg, Goya o Bacon (a Sherman la conozco menos), pero el punto de vista lo encuentro confrontado. Goya toma partido, pretende que el espectador vea su visión, es cálido, e igual lo es Bacon.

Delboye es frío, no pretende (creo) dar la impresión de estar transmitiendo una subjetividad o un sentimiento, pretende que asumamos que su discurso es cierto y objetivo para que confrontemos esa realidad con la nuestra, para que extrapolemos las contradicciones que se plasman en su realidad paralela con las que existen en la realidad.

Algo de esa frialdad está a veces en Cronemberg, es cierto

Rubén Pardiñas dijo...

Sí, de acuerdo en que Delvoye quiere distanciarse, a eso me refería. Hablando mal: los Goya, Bacon... te sacan la mierda que llevas dentro; Delvoye reproduce una copia fidelísima de ella, pero desde fuera.

No estoy tan seguro de que Cronenberg persiga ese distanciamiento. Yo creo que se implica mucho, e incluso el asunto del cuerpo perecedero frente a la inmortalidad del alma (clásico tema filosófico) le tortura.

J. del Fiasco dijo...

No soy un experto en Cronenberg, sería fantástico si puedes profundizar un poco más en esto, pero yo me refería en particular a la perspectiva narrativa. Cronenberg utiliza mucho el plano subjetivo en escenas de gran violencia, con planos secuencia relacivamente largos y un montaje más bien sobrio. Pienso por ejemplo en la pelea la sauna en Eastern Promises. Distanciamiento en el sentido de que traslada al espectador la sensaciómn de estar presente, de estar mirando la pelea sin ofrecer una opinión al respecto, sin ofrecer un montaje que adelante como se desarrolla la pelea, sin permitirte saber quien va a sobrevivir. Esa perspectiva a mi me resulta distante.

Rubén Pardiñas dijo...

Yo tampoco soy experto en Cronenberg, pero me gusta mucho. Entiendo lo que dices con respecto a la técnica, planificación, etcétera. Yo me refería más al discurso, que además en el caso de Cronenberg es totalmente consciente (no es el estrambote añadido por un crítico, que diría un hartista).

El hecho de que en esa pelea que mencionas Viggo Mortensen esté completamente desnudo va mucho más allá de la búsqueda del morbo erótico con el cachondo de moda. El decorado está cuidadosamente resbaladizo. Las armas esgrimidas provocan particular grima. Todo está al servicio de la plasmación -y de hecho creo que más o menos todo el mundo lo percibe a uno u otro nivel- de una típica obsesión (¿fascinación?) "cronenberiana": la fragilidad de la carne.

J. del Fiasco dijo...

Desde luego, tienes mucha razón. Ahi es donde yo encuentro una cierta frialdad, en los planos subjetivos que recogen todo el desarrollo como si estuviésemos allí moviéndonos lo necesario para seguir el combate correctamente

Rubén dijo...

He vuelto sobre Cronenberg en Artellando, aunque desde una perspectiva un poco diferente.

J. del Fiasco dijo...

me alegro, voy a darle un vistazo